FB Studio
17 de diciembre de 2007
La película del mes: “A través del universo”, con la música de los Beatles.
por Leopoldo Villarello Cervantes.
Imprimir Enviar por e-mail

“A través del universo” (Across the universe, 2007) es una calificada prueba de que la mayoría de canciones de los Beatles están ahí, listas para ser adaptadas a la pantalla grande. El material escrito por Lennon y McCartney, por Harrison y eventualmente por Ringo, es transformable de letras a imágenes, desde aparentes menudencias como “Act naturally”, a joyas del estilo “Norwegian Wood”, o las incuestionables como “She’s leaving home”.

Julie Taymor y los guionistas Dick Clement y Ian La Frenais, convocan canciones desde las primeras etapas y cruzan por los álbumes para articular una trama entre Inglaterra y Estados Unidos centrada en la ebullición de mediados del 1960, en causas de migración, en cuestiones heredadas de la segunda guerra mundial, de tantas mujeres que tuvieron hijos con soldados de los que acampaban en Europa.

Es admisible que entre más beatlemaniaco o fanático del cuarteto de Liverpool, más se disfrutará “A través del universo”. La compaginación de las tonadas, el acomodo de los personajes que anidan en ellas, hasta las películas que hicieron, son asimiladas con exquisitez por Julie Taymor, en un género que domina, en un musical cohesionado, con aquilatadas incrustaciones visuales donde se albergan dibujos animados, efectos psicodélicos y de la droga, la reproducción del barrio del Greenwich Village, la fresa –en apostilla del emblema de la manzana (Apple)-, alucinaciones y estampas de la guerra de Vietnam.

Los nombres de protagonistas y de personajes secundarios glosan los de canciones, con entendimiento filtrado. De los a primera vista evidentes. Jude es el inglés pobre, Lucy la hija de familia conservadora; a los menos repicados: la mamá de Jude se llama Martha (my dear), la hermana de Lucy es Julia; de ahí a Max(well) pasando por Jo Jo (de get back), el Dr. Roberts y su caravana fantasiosa que remite al Viaje mágico y misterioso; y en primer lugar la sensual Sadie, un alter ego de Janis Joplin en su forma de cantar, en su despegue, como Jo Jo lo es de Jimi Hendrix, con la mascada alrededor del cabello, los requintos, la neblina morada; sin dejar atrás a la (dear) Prudence, ni a (lovely) Rita. Y en el concepto visual, el Mr. Kite con su séquito navegante que proviene del “Yellow submarien”, en la animación y los dibujos.

Los diálogos dispensan oportunidades de otras citas Beatles, así cuando preguntan de dónde salió Prudence, Jude contesta “Entró por la ventana del baño” (She came in through the bathroom window); en otro momento se alude a “cuando tenga sesenta y cuatro años” (por cierto, la edad que tendría George Harrison), y al “cobrador de impuestos”. Sin olvidar la secuencia reminiscente de la Caverna, y el colofón –exacto dentro del ímpetu- en medio de la reproducción del concierto en la azotea, la última ocasión en que los Beatles tocaron juntos en vivo.

Julie Taymor reelabora la época, con efluvios sociales y políticos, las manifestaciones contra Vietnam, el despertar de conciencia, el trocar de pequeños burgueses en contestatarios –y los aprovechados e infiltrados-; los disturbios en Detroit, la efervescencia hippie en Nueva York y San Francisco; el control de los rockeros por la industria, el cambio absoluto suscitado.


A elección personal cuál de los arreglos y estilos para las interpretaciones resulta más conmovedor (“Let it be”), elocuente (“Hey Jude”), bailable (“It won’t be long”), tonificante (“Don’t let me down”), con la apertura inolvidable (“Girl”), aunque uno que otro purista votaría por versiones originales.

Los guionistas Dick Clement y Ian La Frenais, arropan el tesoro de las canciones de los Beatles, y Julie Taymor le confiere envoltura y moño mágico a la puesta en escena, a la asociación de las canciones, sin afectar que unas no habían sido compuestas cuando la acción de la película y otras ya eran reliquias virtuosas.

Los conceptos vertidos en Filmeweb no expresan el punto de vista de sus editores, ni de su Dirección General. Los autores son responsables de sus propios artículos.



Feelman
EDITORIAL
Adiós a un grande del periodismo de espectáculos

Filmeweb en Facebook

LAS COLUMNAS
Placeres culpables: Lourdes Grobet y su lucha en el cuadrilátero
por Fabián de la Cruz Polanco
Espejo Retrovisor: Ojos azules contra ojos negros
por Villarello Cervantes
Butaca Teatral: “Los grandes muertos”, homenaje a Luis Josefina Hernández
por Alejandro Laborie Elías
Caleidoscopio: ¡Colados a la orden!
por Fernando Díaz
29 Pulgadas: Tepito, nuestro barrio
por Ignacio Vizuet
Columnista Invitado: Rafael Rangel escucha los preludios y otras partituras
por Sergio Raúl López

Cinépolis

SONDEO
¿A través de qué medio prefieres enterarte de las noticias?
Internet
Periódicos
Radio
Televisión
LO MEJOR DEL CINE HASTA TU PANTALLA

Contacto | Publicidad | Directorio

© FILMEWEB.net | ® FILMEWEB Todos los Derechos Reservados